Un soñador llamado Levon Kendall

El pasado 8 de octubre el periodista David Pick nos contaba la noticia de la retirada de Levon Kendall. Sus 106 partidos en la liga ACB no pasarán inadvertidos para nadie promediando 8,9 puntos, 4,9 rebotes, 1,2 asistencias y 10,9 de valoración por partido, aunque el resto de su periplo FIBA para nada es desdeñable, pues comenzó en Grecia (Panionios y Maroussi) y continuó en Alemania (Alba Berlín) y Puerto Rico (Brujos de Guayama).

Fue un jugador rentable en los equipos por los que pasó y quizá la temporada 2012/2013 en el Obradoiro fue la más fructífera como profesional por sus números. Pero quería dedicar este artículo a su aspecto personal, a sus ideales, sus pequeñas creaciones, sus sueños, sus inquietudes e incluso a las dificultades que le ha puesto la vida.

En sus 4 temporadas en Santiago de Compostela los aficionados del Obradoiro y un servidor tuvieron la oportunidad de conocer a una persona a priori reservada, incluso tímida, que acababa de ser contratada en julio de 2010 antes de jugar el Mundobasket de Turquía con la selección de su país, Canadá. Fue una suerte para entonces lograr que un jugador de sus características, que destacó entre los mejores de su selección y venía con buenas referencias de la liga griega, acabara en un club modesto y en la segunda división del baloncesto español.

Foto: Fotofruqui http://obradoirobasketfoto-fru.blogspot.com.es. Levon Kendall con Mike Ruffin en Burgos al terminar el partido de playoff que supuso el ascenso a la ACB.

La primera vez (y creo que la única) que intercambié unas palabras con él fue en su primera temporada en ACB en Santiago, en un conocido restaurante de tapas del casco antiguo junto a Alberto Corbacho. Con Alberto me había tocado ir a cenar la temporada anterior en un sorteo organizado por un patrocinador del club y por lo tanto nos conocíamos personalmente.

En Levon descubrí a una persona todo simpatía, afable, con mucho conocimiento de nuestra cocina y lo cómodo que se sentía con nuestro modo de vida en una ciudad para él pequeña si la comparamos con su Vancouver natal. El mayor tesoro que tenía la ciudad para Levon no era la Catedral sino su histórica “Plaza de Abastos”, a la que acudía a menudo a comprar lo más exclusivo de nuestra buena mesa.

Miguel G. Reigosa, periodista de La Voz de Galicia le definía como un Da Vinci en una entrevista de hace exactamente 6 años. Y es que además de estudiar Antropología por la Universidad de Pittsburgh, la misma que le formó como jugador de baloncesto en los Panthers, se enganchó al piano de su padre Simon, reconocido compositor irlandés del grupo “Doug and the Slugs“, canadiense de adopción.

Tocar el piano con su amigo Aaron de los “Booms Booms”  y ayudar a quién lo necesita a través de una fundación en la que se conjugue la música y el medio ambiente, fueron las dos facetas más sobresalientes de su forma de vida y para muestra este video de su labor en Kenya.

Foto: Xoán A. Soler. La Voz de Galicia

Los conciertos en su ciudad de origen y en Santiago a nombre de “The Music Tree Foundation” sirvieron no solo para sufragar el proyecto africano sino para cumplir el deseo del jugador de que al menos la mitad del dinero recaudado en Galicia se quedara en Santiago y la otra mitad fuera para Avy, una niña indígena americana de 12 años, que tenía que dejar de ir a clases de canto por la difícil situación familiar de drogodependencia de su madre y la muerte de su padre.

La solidaridad de los gallegos ha conseguido que la niña pueda intentar hacer de su sueño americano una realidad. En Santiago el dinero se invirtió en un huerto con 6 frutales y un banco en una de las zonas verdes más importantes y hermosas de la ciudad (Belvís).

Así es Levon Kendall
Fotos: Levon Kendall

Levon cambió Santiago por Berlin en el verano del año 2013, donde siguió con sus “pinitos” musicales, siendo la época en que conoció a su actual esposa, Alexandra Genis, modelo de profesión y también muy comprometida con la filantropía y la Fundación. Solo estuvo una temporada en la BBL para la siguiente irse a Las Palmas de Gran Canaria y jugar de nuevo en la ACB.

Con los canarios no completó la temporada porque en mayo de 2015 tuvo que dejarlo todo por Skyler, su hijo, que entonces tenía 9 meses. Se le diagnosticó un cáncer en su cerebro de difícil y costoso tratamiento para su tan temprana edad. El Granca tuvo la fatal casualidad de prescindir de sus servicios y de los de Kyle Kuric al que se le diagnostica otro cáncer de la misma naturaleza en noviembre.

Levon Kendall
Fotos: Alexandra Genis. Levon Kendall con Skyler, Alexandra y Kyle Kuric.

Fueron los momentos más duros de toda su vida, hasta el punto de que las cirugías, radioterapia y resto de tratamientos del niño implicaban desplazamientos desde Vancouver a Toronto y Seattle. Unos gastos que prolongados en el tiempo quebrantaban su economía familiar, por lo cual se decidió a llevar a cabo una campaña de “crowdfunding” que recibió el apoyo que le corresponde a una persona solidaria, como lo ha sido él y su mujer cuando han podido.

El lema “Dar para recibir” alcanzaba su sentido más generoso al recaudar fondos desde Estados Unidos y Canadá pero también desde España y Grecia, los países donde dejó su impronta personal y no solo a través del baloncesto.

Casi 220.000 dólares a través de internet, una “Fila Cero” en el Multiusos de Sar, un concierto solidario en la Sala Capitol de Santiago apoyado por actores y artistas gallegos y un sorteo benéfico organizado por el club canario fueron los principales eventos que acabaron por emocionar a la familia Kendall.

Después de ver la gradual recuperación de su hijo decide aceptar ofertas de Puerto Rico y, ya con la temporada avanzada, de Movistar Estudiantes. Fueron sus últimos minutos en Madrid como profesional. Quizá la motivación, quizá su familia han sido las razones desencadenantes para colgar sus zapatillas con tan solo 32 años.

Lo que ocurra a partir de ahora solo lo sabrá él. A todos ya nos ha manifestado en varias entrevistas que sus intenciones van por el mundo de la música y yo personalmente estoy seguro de que será así conociendo sus sueños.“Living the dream” era y es su filosofía de vida, su poesía, su música, lo mostraba allí donde iba. Así es Levon Kendal: Antropólogo, deportista, músico, pintor……..un Da Vinci, un soñador.

Juan Isorna

Profesional del campo, aficionado al baloncesto y aprendiz de "cuenta cuentos"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido !!