Un año sin Nate Huffman

Hoy 15 de Octubre, se cumple justo un año del fallecimiento de Nate Huffman, jugador que tuvo un breve pero intenso paso por la Liga ACB, y que nos dejó prematuramente a la edad de 40 años víctima del cáncer.

A modo de homenaje póstumo, vamos a resumir lo que fue la carrera (por desgracia breve) de este gran pívot que maravilló a los aficionados de Baloncesto Fuenlabrada durante la temporada 1998-1999.

Un 2 de Abril de 1975 nacía en Battle Creek, Michigan, un chico cuyo deseo siempre fue el de jugar al baloncesto. Su altura y fundamentos le ayudaron a triunfar, aunque como veremos, su carrera no fue nada fácil, y el destino acabó cebándose con él. Esta es su historia:

sus comienzos en el basket universitario

Durante su periodo universitario jugaría 2 temporadas en Lansing Community College, donde tuvo unos promedios espectaculares durante el último año: 29.8 puntos, 15.5 rebotes, y 6 tapones fueron las medias de este “angelito” que por aquel momento ya superaba los 2 metros 10 centímetros de altura. Tras jugar otras 2 temporadas para Central Michigan University donde promediaría 17.2 puntos, 11 rebotes y 1.8 tapones por encuentro, llegaba el momento de dejar el baloncesto universitario y dar el salto al baloncesto profesional.

Huffman continuaría su formación en Salt Lake City, disputando la CBA en las filas de Idaho Stampede donde de nuevo, cuajaría una muy buena temporada que le serviría para dar el salto a Europa. En esta primera temporada como profesional, acabaría con unos guarismos muy interesantes de 15.6 puntos y 9.3 rebotes por encuentro.

el salto a Europa

Con 23 añitos y una altura de 2 metros y 15 centímetros, Nate Huffman recibe una oferta desde España para jugar en la liga ACB  en el modesto,  por aquel entonces, Baloncesto Fuenlabrada. El jugador Americano aceptaría dicha propuesta, y desde luego no se equivocó, ya que jugar en España fue el  escaparate perfecto para mostrarse como jugador.

Aquella temporada 1998-1999 el jugador Americano promedió en ACB, 12,5 puntos, 8,2 rebotes, y una valoración media de 18,7 puntos para ayudar al equipo a conseguir una clasificación histórica para Playoff. Junto a Huffman formarían parte de la plantilla jugadores como Velimir Perasovic, Salva Guardia, Rico Hill, o Ferrán López. Los grandes números que realizó Nate a lo largo de la temporada, le valieron varias nominaciones a lo largo de la competición como el MVP de la jornada número 17, o la nominación como jugador del mes de enero.

Huffman era un pívot con mucha envergadura gracias a sus 2,15 cm de altura  y a sus largos brazos que le permitían ser un gran taponador y un buen reboteador. Su falta de kilos para batirse en la pintura con pívots mucho más pesados, la compensaría con una agilidad y una rapidez fuera de lo común para un jugador interior. Si a todo esto unimos un buen juego de pies, y un gran repertorio de movimientos en el poste bajo, hacían del americano un jugador con un gran potencial ofensivo.

También destacaba por un tiro de 4-5 metros muy efectivo y por ser un tirador fiable desde la linea de tiros libres donde acudía con mucha frecuencia dada la cantidad de faltas que recibía.

Al finalizar la temporada, Huffman recibiría ofertas de media Europa de cara a la siguiente temporada, también contaba con la de Fuenlabrada para renovar,  y fue Maccabi de Tel Aviv quien finalmente se haría con sus servicios. El conjunto Israelí a pesar de monopolizar los títulos disputados en su país, llevaba 20 años sin conseguir un titulo Europeo. Desde Maccabi, sabían que este talentoso chico rubio de piel blanca como la escayola, y con un tatuaje de la NBA sobre su hombro podría ayudarles en su cometido.

En Maccabi estuvo 3 temporadas completas en las cuales consiguió todos los títulos nacionales, como venía siendo habitual, y al fin un titulo Europeo: La Suproliga 2001 que ganaron en la final a Panathinaikos. Huffman para aquel momento ya estaba considerado como uno de los mejores jugadores del viejo continente y el sueño del jugador de poder jugar en la NBA estaba más cerca.

debut en la NBA y comienzo de la mala suerte

Sus deseos se cumplen al fin en el año 2002 cuando Nate es fichado por la franquicia de Toronto Raptors. Lo que parecía el comienzo de un cuento de hadas, se convertiría poco después en un mal sueño. Una lesión crónica en su rodilla derecha, le dejó en el dique seco prácticamente toda la temporada ya que solo disputaría 7 partidos con la franquicia de Toronto, los cuales cortaron al jugador de Michigan a mitad de temporada. Comenzaba así un autentico calvario y una lucha titánica del jugador por volver a las canchas. Durante año y medio intentó superar sus problemas físicos y de hecho, intentó volver a sentirse jugador en las filas del Scavolini Pesaro italiano con el que ni siquiera llegó a debutar pues su mermado estado de forma, no le permitió pasar el reconocimiento médico. Este hecho precipitó que el jugador se retirara prematuramente a la edad de 27 años y con la sensación de haber podido ofrecer muchísimo más a este deporte de no ser por el infortunio.

Un infortunio que volvió a cruzarse en su camino años después, ya que al jugador se le detectó un cáncer de pulmón del que no pudo recuperarse. El 30 de de Septiembre del año pasado, Huffman volvió a emocionar a todos los aficionados al baloncesto al ofrecer una entrevista en la televisión israelí y en la que informaba que el cáncer le había ganado la batalla. El jugador manifestó lo siguiente:

“El cáncer es irreversible, está en la fase 4 y se ha extendido en todo mi cuerpo, en los riñones, el hígado y los pulmones. Quizá también en los huesos de la espalda. Podré luchar contra él durante un tiempo limitado… supongo que el final es inevitable”, prosiguió Huffman con una entereza digna de admiración.

Una vida llena de adversidades, una carrera por desgracia corta, pero la grandeza de este tipo que enamoró a los seguidores de Fuenlabrada y posteriormente a los de toda Europa, va mucho más allá de sus 2 metros y 15 centímetros de estatura. Sirva este articulo como homenaje póstumo a un jugador cuyo breve paso por nuestra liga ACB, no impedirá que sea recordado como uno de los grandes.

Gracias por todo Nathaniel Thomas Huffman

Antonio Lucas

Antonio Lucas

Veterano pachanguero, castigador de defensas en zona, MVP de sofá y socio de C.B Murcia. Haciendo mis pinitos en el mundo del periodismo de la mano de BasketX. Ví entrenar a Oscar Quintana.

6 comentarios sobre “Un año sin Nate Huffman

  • el 15 octubre, 2016 a las 22:32
    Permalink

    Siempre se adelantan los buenos. Bueno muy bueno, el articulo

  • el 15 octubre, 2016 a las 16:05
    Permalink

    Pues si que fué corta la carrera de este jugador. Pobre hombre, que cúmulo de desgracias

  • el 15 octubre, 2016 a las 13:32
    Permalink

    Genial artículo, muy completo y conmovedor aunque me hubiera gustado ver al jugador con la camiseta de mi equipo pues no conocía a este jugador

  • el 15 octubre, 2016 a las 12:56
    Permalink

    D.E.P

  • el 15 octubre, 2016 a las 11:03
    Permalink

    ESTE TIO ERA MUY BUENO. VAYA TEMPORADA SE MARCO CON EL EQUIPO DE FUENLABRADA AQUEL AÑO.. COMO PASA EL TIEMPO!
    ENHORABUENA A LA WEB POR ESTA GRAN HISTORIA

  • el 15 octubre, 2016 a las 07:41
    Permalink

    joder no sabia que había muerto. que bien hecho esta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido !!