Olympiacos aprovecha el regalo del Real Madrid (79-80)

En el día de ayer Real Madrid y Olympiacos se vieron las caras en el Wizink Center de Madrid, firmando un encuentro apasionante de principio a fin y que se acabó decantando del lado de los visitantes en los últimos segundos de partido.  

Olympiacos venía de disputar un intrépido partido frente a Fenerbahçe donde ya dio a conocer su buen juego colectivo, la calidad individual de sus componentes y su conexión con el entrenador. Mientras tanto, los de Laso venían de una serie de largos viajes y un destacado cansancio acumulado en las piernas que se reflejó en la cancha, pero no les sirvió de escusa y lucharon hasta el final.

 

Fuente de imagen: Web Oficial Real Madrid

Desde el instante en que el balón se puso en juego, Thompkins dejaba ver su buen estado de forma y sus ganas de jugar anotando de tres para el Real Madrid cuando los locales no lograban adelantarse en el marcador. Sin duda, uno de los más activos en estos primeros instantes fue el esloveno Doncic que se mostró muy activo y vertical desde el comienzo, siendo él quien llevase el peligro madridista en ataque. Ambos equipos empezaron mostrando respeto hacia el juego del contrario, pero intentando mostrar sus cartas. El Real Madrid entró mejor al partido tanto defensiva como ofensivamente, pero la alegría les duró poco, ya que los visitantes a base de triangulaciones y un gran juego colectivo, se adelantaron pronto en el marcador. No obstante, Spanoulis no encontraba su sitio en la cancha, todo lo que intentaba y que en otras ocasiones le hubiera salido, ayer fue evitado por la defensa del Real Madrid.

Poco a poco el equipo madridista, de la mano de Campazzo, se fue encontrando más cómodo sobre la cancha, dejando minutos de gran baloncesto con buenas transiciones y jugadas rápidas a la contra. Pero se convirtió en una situación efímera dado que Olympiacos encontró la tecla correcta para hacerle daño a los locales a base de jugadas lentas, controladas y agotando la posesión, consiguiendo así frenar el juego rápido del Madrid. Pablo Laso recurrió al banquillo en busca de revoluciones, pero en los últimos cinco minutos de cuarto los locales perdieron el control del partido, lo que supuso que no pudiesen desarrollar su juego (20-21).

 

Fuente de imagen: Web Oficial Real Madrid

El segundo tramo de partido fue adverso para el conjunto madridista que defensivamente se encontró sobrepasado por el ataque de los jugadores de Olympiacos. El partido siguió estando muy igualado en el marcador y en el juego, dado que ambos llevaban el mismo ritmo. Carroll y Felipe Reyes firmaban las mejores actuaciones de los locales mientras que Thompson y Roberts las minoraban haciendo destacar el juego colectivo de su equipo.

En torno a la mitad de cuarto, los dos conjuntos anduvieron muy precipitados y tuvo que aparecer el ‘golden boy’ esloveno para coger el mando y determinar el ritmo del encuentro. En problema venía en que cada vez que Madrid hacía un gran ataque, Olympiacos respondía con orgullo y eficacia. De hecho, los de Laso se fueron apagando y perdiendo la chispa. y llegaron al final de cuarto por debajo en el electrónico (39-45).

Tras el descanso, el partido tomó un ritmo impetuoso aunque Doncic mostraba la misma tranquilidad, llevando la batuta de su equipo y generando él el peligro en ataque. Olympiacos no levantó el pie del acelerador en ataque, pero en defensa se despistaron en determinados momentos y esto dio pie a la reacción del Real Madrid, con Campazzo como protagonista, pero no logrando adelantarse en el marcador. Así pues, el partido tomó otro ritmo, los locales estaban más sólidos y recuperaron su chispa habitual.

Por parte del conjunto griego, Robert le tomó la delantera a ‘kill bill’ y lo dejó en el banquillo, mientras que Tavares y Thompkins lanzaban al Madrid a la remontada. Los de Laso cada vez estaban más cómodos y veían opciones en el tanteador, pero un auténtico triplazo de Wiltjer al final del cuarto le bajó los humos al club blanco (60-65).

Así, llegábamos al último cuarto con un Madrid creyendo claramente en lo que debía de hacer para remontar, mostrando solidaridad con muchas ayudas, mucha dureza en defensa y un eléctrico ataque. De hecho, mantuvo un parcial de 9-0, tuvo actividad defensiva, se reivindicó en el partido, tomó el mando y se llegó a poner por delante. A pesar de esto, un regalo de Felipe Reyes en forma de técnica en su contra debido a que el capitán madrileño lanzó una patada al balón cambiaría el partido. Olympiacos supo aprovechar el regalo, recobró el mando y el partido se volvió loco. Ambos estuvieron más activos que en ningún otro momento del encuentro. El Real Madrid apretaba y Olympiacos aguantaba, llegando a los últimos segundos de partido con un ajustado resultado en el electrónico. El equipo madrileño tuvo una última jugada para poder ganar el partido, pero se mostró indeciso en la definición, Doncic dio un resbalón en el que cayó y se dolió de la rodilla y Campazzo fue arrollado, pero ya fuera de tiempo al haber concluido el encuentro con un resultado final de 79-80.

El Real Madrid vuelve a sumar otra derrota, esta vez en casa, ante un Olympiacos muy sólido y que sin duda, sigue siendo uno de los mejores equipos en esta edición de la Euroliga.

 

Lucía Márquez

Lucía Márquez

Lucía Márquez (2000). Malagueña, con el sueño de ser periodista y comentarista en un futuro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido está protegido !!