Delteco GBC consigue la salvación virtualmente tras ganar a Monbus Obradoiro (107-99)

Delteco GBC sigue en racha al vencer tras una prórroga ante un Monbus Obradoiro que continúa en crisis. Con esta anotación, el equipo guipuzcoano ha logrado su máxima anotación en la Liga Endesa.

Partido correspondiente a la jornada 28 de la Liga Endesa disputado en el Donostia Arena ante 4038 espectadores. Los dos equipos llegaban a este choque en dinámicas completamente antagónicas. Delteco GBC afrontaba este partido tras protagonizar una gran remontada en el Santiago Martín de Tenerife, mientras que Monbus Obradoiro lo hacía tras perder en casa ante Unicaja al desperdiciar una renta de más de 20 puntos.

Monbus Obradoiro empezó el partido con un parcial de 2-8 gracias a su acierto en el triple y a su actividad defensiva, con la que consiguió dos robos en campo de GBC. Van Lacke, por parte de los locales, era el único capaz de romper la defensa obradoirista. A partir de aquí los dos equipos se animaron en el apartado ofensivo. Bendzius y Thomas, con dos triples, y Salvó, con uno. Ponían el 16-22 tras 7 minutos jugados. Sin embargo, la fragilidad defensiva de los permitía a guipuzcoanos (18-22) recortar diferencias, lo que obligaba a Moncho Fernández a parar el partido.

Tras el, los visitantes siguieron con su idilio en el triple, lo que les permitió distanciarse en el marcador (21-28). Las defensas brillaban por su ausencia (ninguno de los dos con 4 faltas a falta de un minuto), lo que explica el alto tanteo. Tras un 2+1 de Fakuade, el cuarto terminó con un marcador propio de NBA: 26-32.

Las defensas si aparecieron en el segundo cuarto. La superioridad en el rebote ofensivo de Delteco GBC, unida a la desconexión defensiva de Monbus Obradoiro y al atasco ofensivo de su segunda unidad, permitían a los locales empatar el partido (40-40). Ante esto, Moncho se vio obligado a pedir tiempo muerto para tratar de reconducir el apartado ofensivo de su equipo, que llevaba 8 puntos en 7 minutos. Como no, fue Corbacho el que desatascó a los suyos con un triple. Hubo un punto de inflexión, que fue la eliminación de Pustovyi tras unas técnicas. Eso permitió a los locales remontar el marcador cuando se acercaba el final del cuarto. Solo una canasta de Llovet y dos tiros libres de Navarro, permitieron a los gallegos marcharse a los vestuarios venciendo por tan solo dos puntos: 45-47.

Los más activos tras el descanso fueron, pese a la ausencia de Pustovyi, los interiores obradoiristas (Radovic y Llovet) y un inspiradísimo Kenny Chery (53-53). Pero la intimidación de Agbelese empezó a hacer mella, protegiendo el aro de cada penetración gallega. Esto acabó por desquiciar a los integrantes de Monbus Obradoiro, lo cual se reflejó en otra técnica por protestar a Llovet. En este contexto, los triples de Salvó y Swing colocaron la máxima de partido para los suyos:+10 (63-53).

Tras el tiempo muerto de Moncho, el acierto desde el triple volvió para los gallegos, con dos triples de Corbacho y uno de Simons, que sirvieron para que Monbus Obradoiro se metiera otra vez en el partido (65-62). Cuatro puntos seguidos de Bendzius y un triple descomunal de Pozas sobre la bocina del cuarto culminaron la remontada de los gallegos (67-69) a falta del último cuarto.

Ante el acierto desde el triple de Monbus Obradoiro, GBC se mantenía en el partido gracias a tiros libres tras rebote ofensivo. El buen hacer de Llovet en la pintura era contestado por un triple de Clark, que empataba el partido (68-69). A partir de este momento, el partido se trabó debido a la situación de ‘bonus’ por parte de ambos equipos. El liderato en el marcador se alternaba y ninguno de los dos equipos se escapaba más de tres puntos en el marcador. En esta situación se llegó a los instantes finales, cuya anotación de los equipos dependía de los tiros libres. Tras el tiempo muerto de Moncho, dos jugadas con Corbacho con protagonista pusieron 2 arriba a los gallegos a falta de 34 segundos. Con una canasta de Agbelese, la bola para ganar el partido la tuvo Monbus Obradoiro. Pozas tuvo el triple ganador pero lo escupió el aro, por lo que esperaban cinco minutos más (93-93).

El propio Pozas inauguró la prórroga con una canasta a tablero. Pese al triple de Simons, la defensa de Monbus Obradoiro era demasiado floja, lo que aprovechaba GBC para anotar o con bandeja o con tiros libres. Así, llegó un parcial de 8-0 culminado por un triple de Clark que volvía a adelantar a los suyos en el marcador. Los siguientes fallos obradoiristas desde el triple acabaron con las esperanzas de victoria frente a un Delteco Guipúzcoa que, liderado por Van Lacke, supo jugar mejor la prórroga (107-99).

FICHA TÉCNICA

Marcos García Roselló

Marcos García Roselló

Entre Baiona y Santiago de Compostela. Estudiante de Historia en la USC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido está protegido !!