Unicaja pierde de vista el top 8 ante un intratable CSKA

Arribaba Unicaja (10-14) a Moscú con el deber de vencer al líder de la competición, el CSKA (19-5) para seguir soñando con el top-8. Los malagueños no pudieron cumplir con su cometido, saliendo vapuleados del Megasport Arena 101-76.

Tras ceder frente a Estrella Roja en Belgrado, se presentaba el que posiblemente era el partido más crucial y a la vez complicado de toda su participación en Euroliga. La expedición malacitana se desplazaba a la capital rusa con la baja de Shermadini, y con Augustine tocado, forzando ante la imperiosa necesidad de sacar la victoria como sea.

Con el encuentro al borde del comienzo, la Euroliga nos ofrecía una estupenda comparativa de los 21 de cada equipo, curiosidad, Clyburn es mejor anotador, reboteador, pasador, ladrón y taponador. Pero Waczynski posee mejores porcentajes de tiro y pierde menos balones.

Dimitri Itoudis sacó a pista a Sergio Rodríguez, Higgins, Vorontsevich, Kurbanov y Hines, mientras que Joan Plaza puso a McCallum, Nedovic, Milosavljevic, Brooks y, en sustitución de la estrella Shermadini, Okouo . El dominio local se hizo evidente desde el primer instante, ya que tomaron la primera ventaja a los 3 segundos de encuentro. Aprovechando la mala selección de tiro malagueña, triples forzados y bandejas sin generar ventajas, los rusos empezaron a amasar cierta ventaja en el marcador. Sergio Rodríguez con dos triple marca de la casa colocaba el 13-5 a falta de 5:45 minutos de cuarto, lo que podría haber acabado siendo mucho peor si no hubiese sido por un 2+1 de Nedovic que evitó que la ventaja fuera ya de 10 puntos.

Las posesiones rápidas que estaba proponiendo Unicaja funcionaron por fin cuando 12 anotó el primer triple cajista en cuatro minutos y medio. Lo que no era para nada alentador era el haber recibido 15 puntos en medio cuarto. Para colmo, Kurbanov metía un triple más y demostraba que CSKA no había venido a pasearse con un gran movimiento de balón, digno de un equipo a su altura. En este momento, Joan Plaza decidió que era el momento de parar el partido y aclarar ideas.

Pero estaba claro que Unicaja había acabado pagando jugar tan apresurado, no es lo mismo jugar rápido que descontrolado. El 23-13 con tres minutos por disputarse era un justo resultado viendo la floja defensa y el alocado ataque. Pese a ello, los malagueños no paraban de lanzar ataques extremadamente rápidos que costaban una desventaja que ya era de 27-13.

AS.com

A veces, más por fuerza que por inteligencia, esto acaba funcionando, Nedovic con una penetración, McCallum con un triple y Augustine con un tiro liberado ponían el 28-20 en un abrir y cerrar de ojos, para cerrar el cuarto en manos de Alberto Díaz, que erraría en el pase, propiciando la canasta de dos puntos de Clyburn para poner el broche final al cuarto 30-20. Muchos puntos encajados y lo poco que le salvaba a Unicaja de una desventaja mayor era su eficacia en ciertos momentos del encuentro.

El segundo cuarto tocaba remontar la ventaja de 10 puntos que se había cedido. Con esa idea en mente, Augustine en una buena jugada de bloqueos quedó solo bajo el aro. Plácida bandeja y a seguir sumando. Pero es realmente complicado acercarse cuando eres tan sumamente débil en defensa. Hunter con dos tiros libres y un tiro de media distancia de Clyburn volvía a alejar a los rusos hasta el 36-25. Una asistencia del segundo al primero obligaba a Plaza a pedir otro tiempo muerto. Pero Unicaja no era capaz de evitar el embrujo que se cernía sobre ellos, Hunter volvía a hacer magia en el poste, anotando dos nuevos puntos (40-25 6:20 para el final del cuarto).

La defensa de los costasoleños era un polvorín, poco movimiento de balón hacía falta a los rusos para encontrar al hombre libre y hacer canastas de 3 y de 2 puntos sencillas. No habían pasado ni 5 minutos y Joan Plaza se vio obligado a parar de nuevo el encuentro para buscar posibles soluciones. El 10-6 de parcial empezaba a tornarse preocupante, ya que no había soluciones en defensa, pese al buen ataque.

Fue salir del tiempo muerto, y volver a pagar la poca o nula intensidad defensiva que se estaba mostrando. De Colo, solo desde el triple volvía a hacer daño, solamente la faceta ofensiva, de nuevo con Ray McCallum como protagonista igualaba el parcial con otro 2+1 a pase de Nedovic. Por fin reaccionó Unicaja en defensa, primero con una gran presión sobre De Colo que terminó con un triple más que forzado y después con robo de Nedovic de un pase largo para iniciar el contragolpe de los rusos. El ataque empezó a enquistarse un poco, pero Carlos Suárez con un tiro libre y Milosavljevic recogiendo el rebote y anotando un triple poco después en la misma jugada, recortaban cuatro puntos de una tacada.

De nuevo a 15 puntos, el partido parecía que podía volver a ser posible para los malagueños. Pero estos rusos tienen una calidad superior a la de la media, Nando de Colo se inventó un malabarismo para sortear la defensa cajista y hacer una bandeja sencilla. El esfuerzo mayúsculo que estaba realizando Unicaja le hizo tener la posibilidad de acercarse en el partido, hasta los 12 puntos ni más ni menos.

Dimitri Itoudis era ahora quien  pedía el tiempo muerto para curarse en salud, pese a que la ventaja seguía siendo suficientemente amplía. Entonces, anotaba una nueva canasta Clyburn, sencilla, tras rebote ofensivo. Recaía en las manos de Unicaja la responsabilidad de decidir cual sería el resultado al descanso, Nedovic en concreto agotó la posesión con un triple, al rebote fue imposible que Carlos Suárez sacase nada positivo. Al descanso, 57-43.

Destacaba al descanso la efectividad de Othello Hunter, con 8 puntos, 3/3 en tiros de dos y 2/2 en tiros libres. Ahora había que averiguar si Unicaja implementaría una mejor defensa. Aunque desde luego el presagio no era precisamente bueno, cuando lo primero que acaecía en el tercer cuarto fue un triple del “Chacho”.

La respuesta de Nedovic de tres y Clyburn anotando en un baile en el poste con el serbio del Unicaja también como protagonista. Los triples caían en una y otra canasta (2 para cada equipo). Es entonces cuando el bueno de Nemenja perdió los nervios tras una falta que habría valido tres tiros libres y una personal que sí se le pitó a su persona en la canasta contraria, lo que provocó sus protestas y, a la postre, la técnica.

Este hecho provocaría que la ventaja no hiciera sino aumentar. El 65% en  tiros de tres de los rusos era demasiado para evitar que la ventaja pudiera estar por debajo de los 15 puntos. Fortísimo CSKA que seguía abriendo brecha pese a la ventaja que estaba viviendo. 79-61 al final del tercer cuarto de un partido que parecía más que cerrado.

En el último periodo, el trámite lo seguía ganando los rusos con la ventaja rozando los 25 puntos de ventaja. El correcalles era una realidad. El 101-76 final con mate de un Victor Rudd en un partido para el olvido del americano demostró la superioridad rusa en todo momento, cerrando aún más las posibilidades de los malacitanos de la épica.

Ficha técnica:

101 – CSKA Moscú (30+27+22+22): Sergio Rodríguez (11), Higgins (8), Vorontsevich (2), Kurbanov (10), Hines (7) -cinco inicial-, Rudd (2), Fridzon (2), De Colo (23), Antonov (4), Clyburn (13), Westermann (9) y Hunter (10).

76 – Unicaja (20+23+18+15): McCallum (7), Nedovic (15), Milosavljevic (8), Brooks (2), Okouo (4) -cinco inicial-, Suárez (4), Soluade (2), Salin (3), Díaz (7), Díez (7), Waczynski (5) y Augustine (12).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido !!